Aviturismo

Usted está aquí

Si tu plan es la observación de aves, alístate porque ¡Bogotá es la ciudad perfecta para pajarear! Es una de las capitales del mundo con mayores privilegios para el aviturismo ya que el 70% de su territorio es rural, tiene parques, quebradas, páramos, humedales, los cerros orientales y el Jardín Botánico José Celestino Mutis, entre otros lugares donde anidan las cerca de 250 especies registradas a lo largo de los años.

Para que el plan sea maravilloso, pajarea por los humedales. Pregunta por el humedal Córdoba con más de 150 especies registradas, o por Juan Amarillo donde verás la tingua bogotana, el pato de pico azul, el cucarachero y la garza real. En La Conejera podrás observar más 115 especies de aves como el chamicero y el picocono Rufo. 

En Jaboque puedes ver garzas blancas y grises, patos turrios y canadienses, cardenales, periquitos de anteojos y chorlitos y en el Santa María de Lago, la tingua azul, el pato zambullidor, copetones, fochas, monjitas, colibríes y torcazas y si es temporada invernal, en Norteamérica, llegan los patos migratorios canadienses.

El cerro de Monserrate es otro lugar fantástico para la observación así como el Parque Mirador de Los Nevados donde es posible encontrar búhos, colibríes de cola larga y orejivioletas, pechirrojos, copetones, clarineros y mirlas. El Gorrión Paramuno es común verlo en los páramos aledaños a la ciudad y el Parque La Florida tiene un espléndido lago natural, habilitado como zona especial para el avistamiento

Icono PDF GUÍA: AVITURISMO BOGOTÁ